RUSIA CONCENTRA SUS TROPAS EN LA FRONTERA CON IRÁN.

Original de www.diario-octubre.com El ejercito ruso está convencido que en verano puede producirse un ataque contra Irán, por lo que ha desarrollado un plan de acción para mover sus tropas a través de la vecina Georgia y luego Armenia, que limita con la República Islámica, según informaron fuentes del Ministerio de Defensa ruso. El jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Viktor Ozerov aseveró que la Comandancia Militar del país ha preparado un plan de acción para el caso de un ataque a Irán. Dmitry Rogozin, quien hace poco fue embajador de Rusia ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), advirtió: “Irán es nuestro vecino, si Irán está involucrado en cualquier acción militar, es una amenaza directa para nuestra seguridad”. Rogozhin ahora ocupa el cargo de viceprimer ministro de Rusia y se ocupa del sector ruso de defensa. El Ministerio de Defensa ruso considera que Israel no tiene suficiente poder militar para romper las defensas iraníes, por lo que la implicación en un eventual ataque contra ese país de Estados Unidos es más que probable. Por tanto, la concentración de las fuerzas militares rusas en la frontera con Irán no puede deberse únicamente a la necesidad de proteger sus propios intereses, sino también para proteger a Irán en caso de ataque, tanto si este se realiza por Israel, como por EEUU, como por ambos. En repetidas ocasiones los diplomáticos rusos advirtieron de “consecuencias imprevisibles” de un ataque contra el país persa. Algunos incluso llegaron a afirmar que en caso de producirse la agresión, Rusia no tendría más remedio que tomar parte en el conflicto. Uno de los diarios más influyentes de Rusia, Nezavisimaya Gazeta, informa que fuentes militares consultadas afirman que la agresividad de occidente entorno a Siria e Irán ha obligado a las autoridades rusas a acelerar la mejora de los equipamientos y aumento de tropas en el Cáucaso del Sur y las zonas del mar Caspio, el mar Negro y el mar Mediterráneo. Los preparativos para una posible eventualidad de este tipo comenzaron en Rusia hace dos años, con la modernización de la base militar 102 en Gyurmi, Armenia. Las familias de los militares de dicha base ya han sido evacuados a Rusia.