INICIATIVAS POR UNAS CIUDADES MÁS SEGURAS.

Éste es un resumen de un proyecto tendiente a lograr ciudades más seguras que data de algunos años. Fue concebido para la ciudad de Edmonton, Canadá, y seleccionado en el Concurso de Buenas Prácticas patrocinado por Dubai en 1998, y catalogada como BEST. ( Best Practices Database.) En momentos en que parece recrudecer la apuesta de la derecha argentina, exagerando a mansalva los indicadores de criminalidad y exacerbando la percepción de la sociedad en materia de "inseguridad", nos pareció oportuno reflotar estas iniciativas por su racionalidad y logicidad; y, sobre todo, por significar un intento de retorno saludable al predominio de los expertos en la materia, frente al resurgimiento de un relato unidimensional en favor de la mano dura. Veamos entonces: "La población de Edmonton, Alberta, situada en las praderas del oeste de Canadá, ha aumentado constantemente a lo largo de los últimos 25 años. Casi un millón de personas vive en las áreas metropolitanas y sus alrededores. En ese tiempo, la expansión urbana y otros factores, reales o imaginarios, han ccontribuido a incrementar la preocupación respecto a la creciente inseguridad de la vida en la ciudad. Como respuesta a un programa de acción de 1989 iniciado a raíz de un congreso europeo y norteamericano sobre seguridad urbana y prevención del crimen, el Ayuntamiento de Edmonton aprobó: La formación de la oficina Safer Cities Initiatives (Iniciativas por unas Ciudades Más Seguras), (SCI) en diciembre de 1992, dentro del Departamento de Servicios Comunitarios. Los términos de acuerdo para el Comité Consultivo de Iniciativas por unas Ciudades Más Seguras (SCI). El nombramiento de sus miembros. Las Iniciativas por unas Ciudades Más Seguras (SCI) se basan en dos conceptos fundamentales, a saber: La prevención de la delicuencia mediante el desarrollo social. La prevención de la delicuencia mediante el diseño urbano. Desde su comienzo, SCI ha contribuido a la mejora de las condiciones de vida de los habitantes de Edmonton, llevando a cabo por encima de un 80% de las más de 200 recomendaciones contenidas en el Informe Final para el alcalde realizado por el Equipo de trabajo sobre Ciudades Seguras. Las Iniciativas por unas Ciudades más Seguras son modelos para otras ciudades, y han llegado solicitudes de información desde ciudades de Canadá, EEUU y del extranjero. Además en 1996 se obtuvo un premio del Institute od Public Administration (Instituto de Administración Pública de Canadá) (IPAC) por sus muchos logros. La mayoría de las iniciativas se han incorporado ya a las actividades habituales de varios organismos y departamentos de la ciudad, y ahora constituyen parte de sus responsabilidades principales. Mejor aún, estos proyectos cuentan con la implicación activa de amplios sectores de la comunidad. Edmonton es una ciudad más segura gracias a SCI, lo cual demuestra el impacto que unos individuos concienciados pueden ejercer en la calidad de vida de una gran comunidad. D E S C R I P C I Ó N La seguridad personal y la libertad que ésta comporta es parte de los cimientos de una ciudad libre. Las comunidades actuales más avanzadas reconocen que la prevención del delito es la mejor manera de asegurar la seguridad para todos. El Grupo de Trabajo sobre Ciudades más Seguras, constituido en 1989, recomendaba una nueva estrategia de prevención del delito dirigida directamente a las causas personales y sociales que están detrás de la conducta criminal crónica. Este enfoque sobre la prevención del delito mediante el desarrollo comunitario se está utilizando ahora en muchas ciudades norteamericanas y del extranjero. Al comportamiento criminal contribuyen diversos factores, pero dos causas que se repiten siempre como fondo de la cuestión son las familias rotas y la pobreza. El Comité Consultivo de SCI considera que el fortalecimiento de los recursos de la comunidad ayuda a fomentar las unidades familiares saludables, la seguridad de la infancia, el respeto a los ancianos, la diversidad, el ocio accesible y los programas educativos, reduciendo de esa forma la posibilidad de conductas criminales. Un informe preparado en 1995 por la Asociación John Howard de Alberta, Canadá, titulado "Prevención del delito mediante el desarrollo comunitario, una revisión de la información" afirmaba que: "Aunque ningún estudio ha establecido un vínculo consistente entre pobreza y crimen, están frecuentemente asociados..." y prosigue hasta afirmar que ..."muchas de las condiciones asociadas a la pobreza, entre las que se cuentan la desnutrición y la mala salud, la tensión nerviosa crónica, los problemas escolares, el abuso infantil y el abandono, la violencia familiar, la inconsistencia o insuficiencia de los cuidados paternos, los desórdenes psicológicos y los desórdenes precoces en el comportamiento infantil, son factores de riesgo que tienen que ver con la conducta criminal." El Comité Consultivo de SCI defiende el principio de estimular la iniciativa personal y la participación comunitaria como aspectos importantes de la prevención del crimen mediante el desarrollo comunitario. Funciona como catalizador de las iniciativas de base específicas, y ayuda a que las comunidades tengan capacidad para emprender sus propias actividades. Las recomendaciones sobre condiciones de diseño han contribuido a la seguridad de los vecindarios, calles y plazas públicas. La meta es una mayor seguridad física y ambiental, tanto en la percepción como en la realidad para que todos los ciudadanos disfruten al máximo de la vida en la ciudad. Se han preparado dos documentos para ayudar en este intento: "Guía para el seguimiento de la seguridad y la prevención del delito en el barrio" producida por SCI. "Guía de diseño para una ciudad más segura", producida por el Departamento de Urbanismo en colaboración con SCI. Este documento proporciona líeas de acción específicas para varias infraestructuras, entre ellas parques, calles y aparcamientos. En el área de prevención del crimen mediante desarrollo social, las siguientes iniciativas recomendadas por el Grupo de Trabajo sobre Ciudades más Seguras han conseguido un grado de aceptación y éxito en la comunidad: 1. Comité de Justicia Juvenil de Edmonton El Comité de Justicia Juvenil de Edmonton, formado por voluntarios de la comunidad, se basa legalmente en el Decreto sobre delincuencia juvenil de Canadá, así como en el sistema judicial de Alberta. Su objetivo es implicar a la comunidad en un proceso que contribuya a influir en el comportamiento del delincuente juvenil y proporcione una experiencia duradera de rehabilitación. Entre los beneficios para la comunidad y para los delincuentes juveniles se cuentan los siguientes: proporciona una alternativa al proceso judicial formal y da posibilidad de pasar una temporada bajo custodia. proporciona a los delincuentes juveniles oportunidades para satisfacer las disposiciones judiciales mediante multas y trabajo en servicios comunitarios. Respeta los derechos y necesidades de las víctimas, permitiendo su participación, cuando es posible. Se asegura de que víctimas y delincuentes se conozcan y aprendan de la experiencia. Remite a los delincuentes juveniles a centros de rehabilitación si es necesario. Los padres y demás miembros de la familia están implicados en el proceso de ayuda al delincuente; la familia y la comunidad adquieren una comprensión más profunda de los comportamientos que llevan a los jóvenes a delinquir. El proceso estimula la responsabilidad del joven. Desde agosto de 1996, las comisiones de voluntarios se han entrevistado con una media de 27 jóvenes al mes sobre un total de aproximadamente 400 delincuentes juveniles. 2. Equipo de seguimiento de la violencia conyugal Operando bajo la creencia de que cada persona tiene derecho a un ambiente seguro y no violento, se emprendió un proyecto conjunto de 6 meses entre los Servicios Comunitarios y el Departamento de Policía de Edmonton, con el apoyo del Grupo de Trabajo sobre Ciudades más Seguras en 1992. En los equipos de seguimiento de violencia conyugal se asocia un trabajador social con un comisario de policía para trabajar en los casos de violencia familiar denunciados a la policía. El proyecto inicial tuvo lugar en un distrito de la ciudad, pero fue tanto su éxito que se implantó eventualmente en un área más amplia de la ciudad y ahora opera en seis distritos. El objetivo de los equipos es el seguimiento de casos complejos seleccionados de violencia conyugal, con el propósito de acabar con la violencia y ayudar a las partes implicadas a hacer los cambios apropiados en sus vidas. Esto se logra: Trabajando en colaboración para proporcionar una respuesta profesional e integrada a la violencia conyugal. Llevando a cabo evaluaciones del riesgo y estableciendo planes de seguridad con las víctimas para asegurar su protección y la de otros miembros vulnerables de la familia, a través del uso de refugios, sistemas AWARE (Abused Women's Active Response Edmonton/respuesta activa al abuso de mujeres de Edmonton- que proporciona alarmas a las mujeres con riesgo de violencia doméstica), acuerdos amistosos, órdenes de restricción, etc. Efectuando el cambio a través de soluciones alternativas a los problemas, haciendo recomendaciones y dando referencias. Los equipos se coordinan con la Fiscalía del Estado, el Sistema Judicial, los Servicios de Justicia Familiar y Bienestar de la Infancia y asistiendo a las vistas, cuando es apropiado. Se informa a aquellos que están en "primera línea" de cómo es mejor abordar la violencia doméstica mediante la educación pública a grupos seleccionados y las clases de reclutamiento del Departamento de Policía de Edmonton. Se espera que esta iniciativa reduzca el número de incidentes de violencia familiar y ayude a la recuperación de los afectados por la violencia. 3. Safewalk (Caminar en paz) Caminar en paz es un servicio de voluntarios que proporciona una alternativa segura y fiable a caminar solo por la noche por los campus y los alrededores de la Facultad Grant MacEwan y de la Universidad de Alberta. Los voluntarios se apuntan en septiembre y enero y el entrenamiento está a cargo de la organización de Caminar en paz, de los servicios de seguridad del campus y del centro de agresiones sexuales de la Universidad de Alberta. Además, los voluntarios de Caminar en paz proporcionan algo más que seguridad a la gente que camina sola por la noche, actúan también como ojos y oídos adicionales del equipo de Seguridad del campus. Atentos a cualquier cosa sospechosa o fuera de lo normal, tienen los medios para contactar con la Seguridad del campus o con el Departamento de Policía si hace falta. El programa Caminar en paz es el segundo en tamaño de los programas de este tipo que trabajan con voluntarios en Canadá. En los últimos tres años, los voluntarios han caminado con 850 estudiantes. En mayo de 1997 el programa recibió un premio de Prevención del Crimen de Alberta, presentado por el Alberta's Justice Minister (Ministerio de Justicia de Alberta). 4. Programa para evitar la prostitución Es un programa alternativo a las condenas. Uno de los logros más destacados de SCI es la introducción del Programa para evitar la prostitución en colaboración con el Departamento de Policía. Este programa alternativo para los infractores proporciona a los hombres acusados de "incitación a la prostitución" una alternativa al juicio y la sentencia. El programa nació a raíz de una recomendación del Grupo de Trabajo sobre Ciudades más Seguras, fue diseñado conjuntamente por el SCI, el Departamento de Policía y la Justicia de Alberta, y es gestionado por el Departamento de Policia. Los hombres acusados de ese delito deben acudir a una jornada de reeducación para "clientes" donde reciben información por parte de expertos en leyes y en temas de salud, así como a cargo de policías, tanto como por mujeres que han dejado la calle, padres de hijas implicadas en la prostitución, vecinos y dueños de negocios del barrio y antiguos "clientes" reformados. El programa ha tenido éxito en muchos sentidos, aunque los hombres aún pagan multas de 400 dólares, que se destinan a programas comunitarios de ayuda a mmujeres que han dejado la prostitución. En 1997, de los 132 hombres acusados, 102 siguieron el curso, y de este número el 85% dijeron que no seguirían recorriendo los barrios del centro de la ciudad en busca de prostitutas. Algunos comentarios extraídos de los cuestionarios de los programas: "Por esta sesión ha merecido la pena que me pillasen. Nunca lo volveré a hacer. Siento mucho el daño que haya causado". "La información sobre adicciones sexuales cambió mi vida, nunca he comprendido mi comportamiento compulsivo en este aspecto. No abuso del alcohol, nunca he tomado drogas ni he fumado, y creía que lo tenía todo bajo control; ya no." 5. Guía para el seguimiento de la seguridad y la prevención del delito en el barrio La oficina de SCI distribuye una herramienta muy útil en forma de una simple guía, que puede usarse para tomar nota de las características de los barrios, los edificios, los parques o de cualquier área en la que la gente se sienta incómoda o insegura. La identificación de tales problemas permite a las autoridades competentes realizar acciones futuras de corrección. La guía proporciona recomendaciones y listas, consejos sobre quién debería realizar el seguimiento, sobre los plazos de planificación, y sobre cómo organizar los descubrimientos y trabajar para asegurar que se produzcan cambios. Este esfuerzo contribuye a aumentar la seguridad personal en lugares tales como los parques, las paradas de autobús, las calles, los lugares de trabajo, los aparcamientos, los patios de los colegios, los cuartos de baño en centros comerciales, los pasos de peatones (subterráneos o elevados, vías cerradas para peatones), las lavanderías y muchos lugares más. Gran parte del trabajo pionero en el área de seguimiento de seguridad fue desarrollado por el Metro Action Comitte on Public Violence Against Women and Children (Comité Metro de actuaciones sobre violencia pública contra mujeres y niños), un grupo afincado en Toronto. El material de su Guía para el seguimiento de la seguridad de las mujeres, se adaptó a nuestra situación en Edmonton. Hasta la fecha, aproximadamente 30 grupos de ciudadanos han mejorado la seguridad de sus entornos de vida gracias al uso de esta guía. 6. Comité por una vivienda más segura El Comité para una vivienda más segura nació a raíz de una recomendación del Grupo de Trabajo sobre Ciudades más seguras. Su función es inspeccionar y hacer cumplir las condiciones mínimas de salud y seguridad en las viviendas colectivas de alquiler. Trabajando juntos, el Departamento de Policía de Edmonton, los Servicios Comunitarios y la Autoridad Principal de Salud consiguen mucho más que trabajando y respondiendo quejas o llevando a cabo inspecciones por separado. A finales de 1997, el Comité ha inspeccionado 408 edificios. De ellos 70 han sido mejorados en función de los criterios de seguridad en la vivienda, mientras que 37 edificios han sido clausurados por ser inseguros o inhabitables. El Comité para una vivienda más segura está administrado por el Departamento de Servicios Comunitarios y ha pasado a ser un servicio proporcionado por el ayuntamiento. 7. Iniciativa sobre la bebida en público Durante los meses de primavera y verano, los residentes, dueños de negocios y visitantes de algunos barrios experimentan una mayor sensación de malestar debido a un mayor contacto con individuos bebidos en sus barrios. Se formó un subcomité para encontrar soluciones creativas al problema. La primera etapa, llamada "Cuidando nuestra comunidad" ha contado con la participación de residentes de los barrios del centro de la ciudad para la búsqueda de soluciones. La idea es implicar gente de todos los puntos de vista de la cuestión, en un proceso dirigido a encontrar soluciones que sean del agrado de todas las partes. Entre las soluciones propuestas estaban las viviendas para alcohólicos crónicos, el aumento de las oportunidades de ocio y la oferta de apoyo personalizado. 8. Agencias de acompañantes y servicios de citas Un informe sobre la prostitución juvenil, preparado por el Action Group on Prostitution (Grupo de Acción sobre Prostitución) en 1992, condujo a la elaboración del primer reglamento sobre agencias de acompañantes. Dicho grupo funcionaba como extensión del Comité Ejecutivo del SCI. En 1998 el ayuntamiento presentó a SCI una serie de enmiendas adicionales al reglamento, para someterlas a su consideración. El SCI hizo recomendaciones compatibles con su propósito de reducir o eliminar la implicación juvenil en las agencias de acompañantes, controlar la relación de estas agencias con posibles actividades criminales, y restringir la libertad de las agencias para situarse en los barrios residenciales. Este trabajo está aún en proceso y contará con la presencia de representantes de la comunidad de agencias y servicios de acompañantes en una vista pública ante el Comité de Servicios Comunitarios del Ayuntamiento a finales de junio de 1998. 9. El servicio de transportes de Edmonton y la prevención del crimen El Servicio de Transportes de Edmonton (Edmonton Transit) juega un papel activo en la prevención del crimen en la comunidad, a través del patrocinio, la promoción y la participación en varios programas de prevención del crimen del Departamento de Policía. Entre estos programas se encuentran los siguientes: Crime Stoppers (Alto al crimen) y Student Crime Stoppers (Alto al crimen en el medio estudiantil): El servicio de transportes de Edmonton mantiene estos programas mediante la recaudación de donaciones en eventos a lo largo del año, así como a través de material promocional anunciado en los laterales de los autobuses y en las paradas, etc. Neighbourhood Watch/Block Parents (Vigilancia de barrio/ Padres de manzana). Todos los autobuses están equipados con radios para comunicarse, conectadas con el Centro de Control del Servicio de Transportes. Los empleados pueden informar de actividades sospechosas o situaciones problemáticas y conseguir ayuda de urgencia inmediatamente. Drug Abuse Resistance Education (DARE) (Educación para la Resistencia al abuso de drogas). El Servicio de Transportes de Edmonton patrocina el programa DARE del Servicio de Policía a través de un autobús de piso bajo pintado completamente de negro y con el logotipo de DARE en ambos lados. La implicación del Servicio de Transportes de Edmonton en estos y otros programas de seguridad se produjo como resultado de las recomendaciones contenidas en el informe final del Grupo de Trabajo sobre Ciudades más Seguras. 10. Plan de Accion de SCI Este plan pone de manifiesto las iniciativas que están llevándose a cabo en 1998. Entre ellas se cuentan: Educar a la comunidad para compartir la responsabilidad de fomentar y crear una mayor seguridad. Abogar por la eliminación de las circunstancias asociadas a la pobreza, entre las que están la desnutrición y la mala salud, los problemas escolares y los desórdenes psicológicos; y combatir la imagen negativa que se tiene de la gente que vive en la pobreza. Aumentar la seguridad y mejorar las condiciones de vida de la población sin recursos. Aumentar la concienciación para lograr instalaciones y abogar por la mayor accesibilidad a programas y servicios; por ejemplo, el Fee Reduction Program (Programa de reducción de matrículas), y la iniciativa de la Capital Health Authority (Autoridad Principal de Salud) dirigida a la ayuda familiar. Promover una coordinación y una mejor respuesta a los problemas sociales, tales como la explotación infantil y la prostitución de todos los tipos. Conclusión Una ciudad se vuelve próspera y se llena de vida cuando su calidad de vida aumenta mediante la seguridad, tanto en términos de percepción como de realidad. El desarrollo social y las iniciativas han demostrado el potencial de mejora de la seguridad y la calidad de vida en Edmonton. Los ciudadanos se sienten más seguros, como se evidencia en una encuesta del Departamento de Policía en 1996. Los resultados indican: Un pronunciado descenso del uso público de las comisarías de policía de la comunidad. Un considerable aumento de la satisfacción de los ciudadanos respecto a los plazos de respuesta. La mayor parte de los encuestados consideraban que su barrio se había vuelto más seguro y un lugar mejor para vivir o estar en los últimos 12 meses. Abordar la prevención del crimen en sus raíces implica que los resultados no son inmediatos. Debe tener lugar un proceso educativo. Aunque el cambio puede ser gradual, hay una mayor posibilidad de que el cambio sea permanente si la persona está implicada en las iniciativas para realizar ese cambio. Por esto creemos que el SCI ha tenido éxito: porque implica a los individuos en el desarrollo de una ciudad más segura". Disponible en file:///C:/Documents%20and%20Settings/Administrador/Mis%20documentos/Iniciativas%20por%20unas%20ciudades%20m%C3%A1s%20seguras,%20Edmonton%20(Canad%C3%A1).htm